Infertilidad y reproducción asistida

Inseminación artificial

La inseminación artificial es un procedimiento de reproducción asistida por el que se introduce esperma en el útero de una mujer con el propósito de que quede embarazada.

Podemos encontrar dos tipos de inseminación artificial, que serán utilizados en función del problema de infertilidad que tenga la pareja:

  • Inseminación artificial homóloga o conyugal: En esta variante se utiliza el semen de la pareja de la mujer para intentar conseguir el embarazo. Se utiliza cuando existen problemas de infertilidad por imposibilidad o problemas para realizar el coito, por malformaciones en el útero, disfunciones ovulatorias, moco cervical demasiado espeso o incluso cuando la causa de la infertilidad es desconocida.
  • Inseminación artificial con semen de donante: Se recurre a una muestra de esperma de un donate anónimo si el esperma del cónyuge presenta malformaciones o falta de calidad. También se utiliza esta técnica si el hombre tiene alguna enfermedad de transmisión sexual o cuando la mujer no tiene pareja.

Normalmente, un proceso de inseminación artificial consta de tres fases:

  1. Estimulación hormonal del ovario, para aumentar el número de ovocitos maduros.
  2. Determinación del momento idóneo para realizar la inseminación.
  3. Preparación del semen, seleccionando y concentrando los espermatozoides móviles.
  4. Inseminación propiamente dicha, que se realiza en una consulta por parte de un médico especialista.
Para contactar con nosotros: contacto@infertilidadyreproduccionasistida.com Creative Commons License